NUESTRO QUERIDO PATRONO
NUESTRO QUERIDO PATRONO
El día 13 de junio, la Iglesia Universal celebra al Santo de los Santos, al santo de los milagros por excelencia, celebra a San Antonio de Padua. Nuestro patrono, que nos inspira con su inteligencia, humildad, docilidad y caridad.

Como comunidad hemos querido celebrar su día con la Santa Misa programada, por protocolo COVID, para los días 13, 14 y 15 de junio. Además, como ya es tradición, se ha bendecido y repartido el esperado «PAN DE SAN ANTONIO».

Para prepararnos a esta gran celebración liceana, hemos realizado, durante una semana, la oración de la semana dedicada a meditar las virtudes de nuestro santo patrono.

La devoción ‘Santo de las Gentes’ es realmente universal tal vez porque él mismo quiso considerar todo el mundo como su casa. Era portugués de nacimiento, fue a Marruecos para llevar la fe, llegó a Sicilia tras un naufragio… se unió a los frailes de San Francisco que lo envió a Francia. Cuando volvió a Italia se instaló en Padua donde murió en 1231”.

Se cuenta que hablaba una lengua compuesta por miles de acentos pero que era comprensible para todos. Y era cercano a todos: a los pobres, a las personas en dificultad, a los enfermos. En este ser hermano de todos también está su universalidad.

Nuestro santo patrono es ejemplo para vivir la humildad y la necesidad de vencer la “tentación del poder, la soberbia y, como diría el Papa Francisco, sobre la mundanidad.

¿Cómo nació la tradición del pan de San Antonio de Padua?

«El nacimiento de esta tradición se remonta a uno de los milagros del santo que tuvo como protagonista a Tomasito, un niño de 20 meses que se ahogó en un pozo de agua”. La madre desesperada invocó la ayuda del santo e hizo una promesa: si obtenía la gracia iba a darle a los pobres el mismo peso en pan que el peso del niño. Y el pequeño milagrosamente volvió a la vida”.

Este milagro, dio origen a dos obras en fidelidad al espíritu de San Antonio: primero la Obra del Pan de los Pobres, la organización antoniana que en Padua se ocupa de llevar alimentos y enseres de primera necesidad y asistencia a las personas en dificultad”. La segunda obra es la “Cáritas Antoniana Onlus, el ente caritativo de los frailes del santo que en 2016 ha sostenido 124 proyectos de desarrollo en 40 países del mundo, por un total de 2,6 millones de euros”.

Últimas Noticias